Resultado de imagen para Fotos  Santiago Castro Gómez,

Bogotá. Los grandes retos a los que se enfrenta la economía colombiana en el corto, mediano y largo plazo exigen un sistema financiero más sólido y eficiente, comentó Santiago Castro Gómez, Presidente de Asobancaria.

En esta Semana Económica el experto de la banca  analizó el desarrollo de los Fondos de Capital Privado en Colombia y su relación con el sector bancario. Dentro de los efectos virtuosos sobre este último, los fondos de capital privado permiten que, bajo criterios de gobierno corporativo y afianzamiento de la gestión empresarial, las firmas optimicen su gestión financiera y cumplan de una mejor manera sus obligaciones con las entidades crediticias.

El alcance de este propósito pasa necesariamente por una mayor consolidación de los vínculos entre los diferentes actores del sistema. La relación existente entre el sistema bancario y el mercado de capitales es, en este escenario, una de las sinergias con mayor potencial de generación de valor agregado, cuyo fortalecimiento luce imperativo para hacer más expedito el tránsito de recursos a través de los diversos vasos comunicantes y para que el sistema financiero pueda contribuir con mayor celeridad al desarrollo económico y social del país.

Señaló el experto bancario, que los Fondos de Capital Privado (FCP) son un vehículo de inversión que, aunque enmarcado en el mercado de capitales, se complementa de manera importante con el sector bancario. Más allá de ofrecerles financiamiento a las empresas, los FCP desempeñan un rol importante en el fortalecimiento de las firmas, ayudándolas a mejorar sus estándares de gobierno corporativo y sus prácticas empresariales, lo que se traduce en una mayor generación de valor agregado y en menores niveles de riesgo para las entidades bancarias.

Desde su establecimiento en el país en 2005, la industria de Fondos de Capital Privado ha registrado crecimientos notables en el número de fondos, de gestores profesionales y en el capital invertido. Así, mientras en 2005 existían únicamente dos (2) gestores profesionales en el país, en la actualidad hay cerca de cincuenta y cinco (55). A su vez, la cantidad de fondos pasó de dos (2) a ochenta y siete (87). De hecho, desde su establecimiento en Colombia hasta 2015 ya se habían invertido cerca de US$ 6.700 millones en estos fondos.