Al concluir las labores de contención y recolección de los 550 barriles de crudo que fluyeron a la quebrada La Lizama, Caño Muerto y el río Sogamoso, Ecopetrol concentra sus esfuerzos en la limpieza manual y detallada de las orillas para lograr la recuperación total de dichos cuerpos de agua.

“En este momento se están identificando los sitios que todavía presentan trazas de producto para realizar una labor de limpieza piedra a piedra y planta a planta para dejar el cauce como estaba inicialmente o mucho mejor”, aseguró Rafael Espinosa Rozo, vicepresidente de Transporte de Ecopetrol.

Del total de las 901 personas contratadas para realizar estas labores, 603 hacen parte de la comunidad y de este número 153 son pescadores.

“Estamos agradecidos con Ecopetrol por la labor que han realizado y su acompañamiento. Agradecidos que nos den la oportunidad de trabajar a la gente de la región”, afirmó Serafín Rúgeles Chaparro, vecino de esta comunidad que fue contratado.

En el marco del plan de contingencia establecido para la atención del evento en La Fortuna, Ecopetrol mantendrá los puntos de control instalados hasta que se realice el sellamiento definitivo del pozo Lisama 158.

La empresa también continuará realizando el monitoreo y la intervención de las fuentes hídricas para controlar las iridiscencias que se puedan desprender de la capa vegetal, al tiempo que desarrollará una estrategia de restauración integral de las zonas afectadas con el acompañamiento del Instituto de Investigación de Recursos Biológicos Alexander Von Humboldt.