DHL Global Forwarding, el especialista en fletes aéreos y oceánicos del Deutsche Post, está poniendo en operaciones un segundo avión de carga Boeing 747-400 para conectar a los EE. UU., Europa y Asia.

La división responde a un fuerte crecimiento en la demanda de flete aéreo, principalmente para servicios que salen de Asia y en la ruta transpacífica convencional, impulsada por casi todas las industrias.

Este segundo vuelo es adicional al primer servicio de cargamento aéreo alrededor del mundo, que fue establecido en septiembre del 2017. El primer vuelo fue un paso crucial para responder a las crecientes exportaciones de la industria de marisquería noruega y para generar capacidades significativas, fiables y eficaces para los clientes a lo largo de la ruta de Bruselas a Oslo, Seúl, Shanghái, Cincinnati y de vuelta a Bruselas. Ambos vuelos recalcan la estrategia creativa y servicial de la división de Global Forwarding para satisfacer las expectativas y necesidades del cliente.

“La demanda actualmente excede el suministro debido principalmente a que las economías más grandes del mundo están desempeñándose fuertemente. Los volúmenes son altos en las principales vías comerciales, pero las capacidades son bajas, y esta es una tendencia que continuará. Para aumentar nuestra eficacia operacional y ofrecer a nuestros clientes las mejores soluciones, decidimos crear mayor capacidad y una mayor accesibilidad a nuestra red de logística global”, dijo Kurt Schosinsky, gerente de DHL Global Forwarding Colombia.

Con una capacidad de hasta 100 toneladas por vuelo, la aeronave proporciona un espacio significativo y fiable para fletes en la ruta transpacífica desde el aeropuerto Pudong de Shanghái hasta Cincinnati, EE. UU., de donde se regresa a Incheon, Corea del Sur. Después conectará Corea con Wuxi, China, y continuará a Frankfurt-Hahn en Alemania, y luego regresará al aeropuerto Pudong-Shanghái. Asimismo, con el reenrutamiento del primer servicio al aeropuerto Wuxi, DHL Global Forwarding ofrecerá salidas dos veces por semana desde Wuxi, China, a Frankfurt-Han, Alemania.

La creciente demanda de capacidades de flete aéreo en las rutas asiáticas está siendo impulsada por todas las industrias principales, específicamente la de electrónica, motores eléctricos, dispositivos eléctricos y mecánicos, así como de equipo médico. Debido al sólido desempeño del comercio global, también están aumentando los volúmenes de los EE. UU. y Europa a Asia.