En el marco del ‘Proyecto Páramos’, un grupo de gestores sociales desarrollan talleres educativos ambientales sobre restauración ecológica, existen a la fecha 250mil hectáreas de bosque nativo ubicado en las cordilleras Central y Oriental que hacen parte de la Región Central y requieren ser protegidas.

1.093 hectáreas son inicialmente trabajadas en los departamentos de Boyacá, Cundinamarca, Meta, Tolima y Bogotá, a través de 328 capacitaciones que están dirigidas a estudiantes, profesores guarda bosques, lideres ambientales, funcionarios públicos y privados entre otros. La dinámica educativa consiste en desarrollar actividades enfocadas en restauración ecológica, modelos de siembra, transposición de plantas y regenerar las diferentes especies de flora como arrayanes, rodamonte, raque, tunos cardón entre otras.

Así mismo, los asistentes a estas capacitaciones profundizan el estudio del cambio climático, cuidado de los recursos naturales, fortalecimiento de los servicios ecosistémicos, diversidad de viveros, sistemas silvopastoriles, monitoreo de proyectos ambientales y legislación; el propósito con esta dinámica es crear conciencia de la trasformación de los ecosistemas que conlleva a la belleza escénica, protección de la biodiversidad de suelos, captación y retención de agua, disminución de la variedad de especies animales y mitigar las emisiones de carbono.

Por eso, a través de la gestión y articulación socio ambiental, el ‘Proyecto Páramos’ promueve la transformación del comportamiento frente a la utilización de los recursos naturales en aquellas personas que tienen influencia directa en los ecosistemas, con el fin de garantizar la permanencia de la diversidad biológica y la riqueza natural que existentes en la Región Central.