El Ministro de Hacienda y Crédito Público, Mauricio Cárdenas Santamaría, explicó que, debido a la desaceleración económica durante el 2017, el sector edificador fue uno de los más impactados y durante los próximos tres meses se prevé un ajuste en su dinamismo

Para lograrlo e impulsar la construcción, hizo un llamado a los candidatos presidenciales, para que en el nuevo gobierno se dé continuidad al programa ´Mi Casa Ya´.

El último año, el país enfrentó una de las etapas más críticas para la economía y su impacto se reflejó en varias industrias. El principal problema fue el déficit de la deuda corriente entre importaciones y exportaciones, que alcanzó en el 2015 una suma de 20 mil millones de dólares. Así mismo, se tuvo una inflación que llegó al 9% en el 2016 y, por ende, se aumentó la tasa de interés. Hoy en día, se refleja una disminución, de 7% a 4%, de las tasas de interés del Banco de la República y lo que se prevé a futuro es que los bancos sigan reduciendo los créditos hipotecarios.

De acuerdo con el Ministro de Hacienda y Crédito Público, el progreso social no se interrumpió. “Colombia es un país ejemplo que puede evidenciar su progreso social, a pesar de que la coyuntura externa fue compleja. Se redujo la pobreza y la concentración del ingreso, se aumentó el empleo, la formalidad y se incrementó la inversión extranjera”.

Durante el 2017 la vivienda social se destacó por su constante dinamismo comercial. Sin embargo, la vigencia límite de los programas durante el 2019 puede limitar el lanzamiento de proyectos, dados los tiempos de comercialización y construcción actuales. Durante el 2017, se vendieron 59.970 viviendas de interés social en todo el país.

Es importante destacar la disponibilidad de recursos con el programa “Mi Casa Ya”, que subsidia la tasa de interés y la cuota inicial en rangos hasta tope de VIS y de Clase Media, todo esto para garantizar que más familias colombianas accedan a una vivienda nueva.  En Antioquia existe una disponibilidad favorable, pues hay 1.201 unidades con precios VIS.

Respecto a las viviendas que no son de interés social (NO VIS), entre $105.500.000 y $340.000.000, donde hay subsidios a la tasa de interés para adquirir vivienda nueva, se tienen 14.451 unidades disponibles para la venta, reflejando una amplia disponibilidad de inmuebles, para todo tipo de gustos y rangos de precios.