Las cámaras de los Smartphones pueden tomar excelente fotografías, que cada vez se acercan más a las que logran las profesionales. Por eso, Linio se dio a la tarea de recopilar algunos consejos para que estas salgan lo mejor posible.

Usar la cuadricula

Con el fin de encuadrar correctamente una fotografía, existe una estrategia que se denomina la regla de los tercios. Solo es necesario imaginar que lo que se ve en la cámara está dividido en nueve cuadros iguales, y mantener los objetos más importantes de la foto entre las líneas e intersecciones de los cuadros.

Sin embargo, los smartphones hacen este proceso más fácil pues con las aplicaciones de cámara de Android y iOS no hace falta imaginar nada ya que existe la función de Grid o cuadricula.

Controlar el enfoque y la exposición

Ya sea con un iPhone o un Android, es posible tocar en cualquier parte de la pantalla para cambiar el lugar donde se centra el enfoque de la foto. Esto también cambiará el nivel de exposición para que esté acorde al lugar seleccionado; es una manera bastante útil de iluminar una zona oscura (u oscurecer una muy brillante).

Usar el botón físico para capturar las fotos

Nada peor que hacer malabares para poder encuadrar la foto y que al apretar el botón digital, en el medio de la pantalla, el teléfono se mueva justo en ese momento. La solución es usar los botones de volumen físicos para tomar la foto.

Aplicar el modo HDR de forma automática

Las últimas versiones de las aplicaciones de cámara en iOS y Android incluyen un modo HDR que aplica un filtro de alto rango dinámico cuando la situación lo requiere. Es posible ver el botón en la pantalla para activarlo, en cualquiera de los dos sistemas operativos.

El HDR en la fotografía mobile tiene que ver con mantener las partes oscuras y claras de la imagen en balance (lo que quiere decir que un cielo brillante no va a eliminar por completo un paisaje oscuro).

Aprovechar la luz

Si hay algo elemental para una foto es que los objetos o sujetos se vean bien, por lo que se necesita estar muy atento a las fuentes de luz cerca, ya sean los rayos de luz solar o las luces de neón de un bar.