posesion presidente duque familia

Por: José Yesid Angulo.

La juventud al poder. ¡Sí!.Colombia necesitaba que una nueva generación se sentara en la silla dorada del Palacio de Nariño desde hacía muchísimos años, y ahí lo tenemos, se llama Iván Duque, profesional de Derecho de 41 años de edad, quien terminó con una hegemonía política que había sido dominada por rojos y azules durante muchas décadas, hasta que se les salió de las manos el poder, que manejaban a su antojo, obligando a los colombianos a buscar en las urnas, nuevos horizontes, que cavemos todos.

Desde el pasado 17 de junio, el abogado de la Universidad Sergio Arboleda, apasionado de los temas económicos, es la nueva ilusión de 48 millones de colombianos, que esperan qué él nos devuelva la fe pérdida. La misma que nos tiene cavilando respecto a cuál es y será el futuro socioeconómico de la Nación. El respaldo de 10 millones de votos, es contundente, e la muestra de que Iván Duque están fincadas las esperanzas del desarrollo integral, en que es tan importante lo material, como lo humano.

El doctor Iván, desde que comenzó el reto de convertirse en presidente de Colombia, la tuvo clara: siempre habló de oportunidades para todos y de unidad nacional. Eso marcó la diferencia. Pensó siempre en cómo vamos a dar el paso adelante para encontrarles prontas soluciones a los angustiosos momentos de los sectores industriales, caso de los fabricantes de calzado y confeccionistas, que son bastiones en la generación de mano de obra, al igual que el empleo informal, opacados por los zapatos y la ropa china, que llega no solo de contrabando, sino a precios que lastiman de manera notable la economía, lo cual no les permite a los industriales colombianos ser más competitivos, pese a la calidad de las prendas y artículos del sistema moda.

La piedra en el zapato para quienes están dedicados a calzar y vestir a miles de personas, es la competencia desleal. Si el presidente Duque, con la vicepresidencia Martha Lucía Ramírez, su equipo de trabajo, las autoridades y, desde luego, con la colaboración de los empresarios, logra controlar parte del mercado negro, el fortalecimiento empresarial de Colombia nadie lo detendrá.